Redescubriendo la cotidianidad: Shounen Maid y Flying Witch

Si hay dos animes que sigo con gran placer semana a semana, y que han logrado sobrevivir a la importante acumulación de capítulos que ahora mismo estoy sufriendo, estos serían Shounen Maid y Flying Witch. Es interesante ver como, sin presentar nada rebuscado, logran jugar muy bien sus cartas en el campo del slice of life. Ambos presentan la cotidianidad de sus protagonistas, la cual no espiamos desde un pequeño agujero sino de la que pronto nos vemos partícipes.

2

Tras el fallecimiento de su madre, el protagonista Shonen Maid, Chihiro, pasa a ser custodiado por Madoka, su joven tío, el cual desconocía hasta el momento. Chi, aunque no deja de ser un niño, tiene una madurez impropia de su edad. En cambio, Madoka es un poco despiste, alegre y algo infantil, lo que le resulta en el típico pero no menos adecuado contraste de personalidad entre la pareja principal de personajes. Es por esta misma forma de pensar de Chi, y por una especie de ideal que le enseñó su madre (Those who don’t work, don’t eat), que Madoka acepta la petición del chico de hacerse cargo de la limpieza de su nuevo hogar. Y así es como Madoka, al ser diseñador, no puede dejar pasar la oportunidad de encargarse del diseño del modelito de su sobrino al hacer las tareas de la casa: un traje de maid. Es en este punto en el que la historia puede parecer algo que no es y lo que creo que lleva que, a primer vista, sea juzgada erróneamente. Una impresión negativa que parece reafirmarse cuando das con un hentai de nombre parecido. Digamos que, siendo este atuendo bastante cuestionable, resulta un arma de doble filo (imán para los/las fans de los chicos adorables y repelente para el resto) pero un recurso cómico para la serie decente.

Después de un episodio inicial en que se nos plantea esta situación, nos iremos encontrando con pequeños momentos del día a día de este par, en el que se ven irremediablemente envueltos los amigos y conocidos de ambas partes. Así pues, poco a poco iremos conociendo a este elenco y viendo, especialmente, los conflictos que surgen de la convivencia de Chihiro y Madoka, este primero siendo el que se verá en un nuevo hogar muy distinto del que compartía con su madre, y este segundo haciendo frente a su nuevo rol como tutor legal del chico.

3.jpg

La mayor parte de la serie se desenvuelve en un tono cómico, como cuando se hace uso del gag en que Chihiro desarrolla su afición por la limpieza, aunque también hay espacio para momentos mucho más sentimentales en que se nos recuerda que este niño sigue necesitando a una figura que le cuide y que le proteja. Estos se consiguen, especialmente, con el uso de flashbacks en los que se nos introduce la vida del chico con su madre y con la subtrama que se desenvuelve respecto al tema familiar, que es la que le da a la serie un poco de intriga, y la que también nos presenta cómo era la relación de Madoka y de su hermana.

Por otra parte, la historia de Flying Witch empieza con la llegada de Makoto, una bruja, a casa de sus tíos. En este caso, es esta adolescente la que, una vez empieza a vivir con sus parientes, les va arrastrando poco a poco a su cotidianidad. Así pues, a diferencia del esfuerzo mutuo de Chihiro y Madoka por soportarse convivir, no es tanto la convivencia de Makoto con estos, sino Makoto haciendo lo propio como bruja, despertando el interés de los de su alrededor y dando lugar a situaciones de los más variopintas, sobre todo cuando hay magia de por medio.

4.jpg
Chinatsu es best girl

La serie tiene algo de realismo mágico, mucho menos de lo que supondríamos si hablamos de un relato que se centra en las vivencias de una futura bruja y, aunque va ganando a medida que avanza, flojea especialmente en sus dos primeros episodios. Aun así, el carisma de Chinatsu, la prima de Makoto, y la adición de los otros personajes recurrentes, como la hermana de Makoto, y hasta la de algunos entes sobrenaturales, hacen que el casi inexistente argumento sea bastante disfrutable. Por lo tanto, los capítulos no tiene mucha chicha, siendo autoconclusivos la mayoría y más bien una compilación de momentos que nada más, pero resultan sumamente entrañables tanto por la interacción de sus personajes como por la fantástica ambientación rural.

Definitivamente, tanto Shounen Maid y Flying Witch son dos animes monos y de los que dejan una muy buena sensación al terminar. No obstante, como siempre digo, la línea que separa lo apacible de lo aburrido en los slice of life suele ser muy fina, y este caso no es una excepción. Teniendo en mente lo que son, confío en que pueden resultar de vuestro disfrute si os apetece algo relajante y sin muchas pretensiones.

jane1

Anuncios

4 comentarios sobre “Redescubriendo la cotidianidad: Shounen Maid y Flying Witch

  1. No he llegado a ver Shounen Maid, pero por lo que mencionaste puede que le de una oportunidad más adelante (cuando pueda ponerme al día con todos los capítulos pendientes).
    Sobre flying witch, aunque voy atrasado con los capítulos, los pocos que he visto me han encantado, para ser un slice of life con toques sobrenaturales, me parece excelente. Está claro que si fuera solo parte de Makoto, sería muy aburrido, pero la relación que tiene con sus primos, con su hermana y con los demás amigos del mundo mágico, hace disfrutables las vivencias de cada uno de sus días, es un anime muy pausado, pero a la vez muy fresco y entretenido de ver.
    ¡Saludos, un abrazote! 😉

    Le gusta a 1 persona

    1. Bien :D. Si lo intentas con Shounen Maid espero que no te decepcione. Está pasando muy desapercibido esta temporada y a mí me está encantado, por eso he pensado que no estaba de más dedicarle unas cuantas palabras en el blog.
      Exactamente, las relaciones en Flying Witch hacen que la serie gane mucho. Ahora que lo he terminado me he quedado con ganas de más… Ojalá nos den una segunda temporada, aunque no tenga mucha fe en ello.
      Muchas gracias por comentar :P.
      Besos ❤

      Le gusta a 1 persona

    1. Este comentario se me había escapado… D:
      Es que logra integrar muy bien la magia dentro de la cotidianidad, y los mejores momentos son aquellos en que Chinatsu se fascina por ver algo que, a Makoto y a su hermana, les resulta muy corriente.
      Espero que si ya has terminado el anime te resultara tan genial como a mí😛.
      Besos

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s