Lo que he aprendido de Japón- Vida escolar (I)

 

Vida Escolar (I)

Quieras o no, es imposible no empaparte de la cultura japonesa si ves anime o lees manga. Sin darme cuenta, he ido absorbiendo gran cantidad de información en mi cabezita cual esponja. Así que si hago una mirada en retrospectiva y pienso con un poco de detenimiento, no es difícil encontrar un montón de similitudes entre las distintas historias que nos ha dado la animación japonesa.

Por este motivo, me enorgullece anunciar el comienzo de una nueva sección que he titulado Lo que he aprendido de Japón, y que surgió mientras estaba frustrada porque no tenía ni un mísero respiro para escribir en el blog. Tal cual. En esta primera entrega, quiero cachondearme un poco de algunos de los topicazos que encontramos más frecuentemente en los animes de género escolar. Espero que reconozcáis las diferentes situaciones y os echéis unas risas.

 

Los primeros amores, las confesiones y el amor platónico
 
No hay marco más original para desarrollar una historia de amor que el instituto, cuando las hormonas están todas en plena revolución. Me atrevería a decir que el contexto secundaria/preparatoria es indisociable del romance. Lo juro.
Lo más habitual es que uno de nuestros protagonistas se fije en alguien random por X motivo y que el amor surja al instante, haciendo que su corazón haga doki doki y que sus ojos resplandezcan. Lo más probable es que sea alguien de su misma clase o del mismo curso (básicamente porque hay más probabilidades de coincidir y establecer contacto visual), al cual no le habían prestado mucha atención. También hay la posibilidad de que sienten a nuestro/a protagonista con su fichaje y que su relación empiece a evolucionar a partir de ese momento.
Los más atrevidos consiguen dar el paso y se confiesan al sujeto en cuestión. No os engañéis, aunque Japón sea un país muy avanzado tecnológicamente hablando, lo que se lleva es dejar una carta/notita en el casillero para citarlo (durante la hora del almuerzo, en el recreo o después de las clases) y quedar en algún sitio de la misma escuela como, por ejemplo, en el tejado. La confesión es cara a cara y, después de esta, solo queda esperar la ansiada respuesta: ¿Aceptará o lo rechazará? Contestación en el siguiente capítulo.

 

Mikorin y Kashima, nuestro príncipe, haciendo de las suyas

 

El príncipe de la escuela

 

Hay una figura dentro del instituto que me fascina. Se trata del príncipe, el famoso oji. Nos encontramos con el chico más popular de la escuela y el más guapo. Los atributos de mujeriego y rompecorazones también suelen asociarse a este tipo de estudiante. Sus feromonas tienen efecto a un radio de 1km a la redonda, haciendo que todas las chicas se derritan ante sus encantos. Habitualmente, su club de fans (sí, hasta llegan a tener un club de locas seguidoras propio) hace una especie de pacto para que ninguna de ellas establezca una relación más cercana con él y así todas puedan disfrutar de su amistad. Todo muy normal.
El príncipe responde con amabilidad las atenciones que recibe, siendo ejemplo de caballerosidad y cosechando cierto odio y envidia en el sector masculino de la escuela. Ay, ¡qué dura es la vida para alguien tan genial!
 
 
La figura del senpai 
 
No hay dos sin tres, así como no hay senpai sin su correspondiente kouhai. Un senpai es estudiante que posee mínimo un año más de experiencia en el campo de la vida escolar respecto a otro alumno (el kouhai, que suele ser de un curso inferior), al que guiará y tutelará. Suelen desarrollar una relación de amistad, a la misma vez que el estudiante de menor edad lo respeta y lo admira.
Puede que algún kouhai se pase de la raya buscando la atención de su preciado superior, y es aquí cuando mi paciencia se esfuma y los constantes grititos (mayoritariamente femeninos y dirigidos a alguien del sector masculino) me empiezan a poner un poquiiiiito nerviosa. Desde aquí hago un llamamiento: dejad vivir a los senpais, ¡por el amor de Dios!
El mejor club de karuta ♥
Los clubes 
Ains, la figura de los clubes que hay en los instituos/preparatorias me encanta. Estos pequeños círculos de estudiantes son la prueba de lo involucrados que suelen estar los estudiantes japoneses con su centro escolar. Los integrantes de estos suelen formar una gran relación de amistad entre si, ya que comparten una afición común y hasta una meta conjunta, como puede ser ganar alguno de los torneos que se celebran en el ámbito interescolar.
Una presentación que atraiga nuevos miembros es imprescindible ^


¿Puede llegar a ser un club escolar más importante que los propios estudios? Basándome en los animes que he visto, mi respuesta es un sí rotundo. Ocasionalmente, hay algún capítulo de rigor en el cual nos muestran el estresante periodo de exámenes y la importancia de aprobarlo todo para poder participar en las pertinentes competiciones. Hay una gran variedad de clubes a los que apuntarse, tales como los deportivos (natación -guiño guiño-, voleibol, baloncesto, karuta…), de música (música ligera – que aún no sé que es exactamente, pero ahí está-, coral), clubes de no hacer nada (WTF), de manga…


El bento
No sé si os habréis dado cuenta, pero la mayoría de estudiantes se queden a comer en el instituto. *No sé si pueden irse a casa o algo, pero al menos en los animes que he visto no lo hacen. En los institutos disponen de una cafetería o un comedor en la cual venden varias cosas para almorzar. Entre estas suele destacar alguna especialidad (el famoso bocata *rellenar con el nombre según instituto*), que habitualmente tiene una muy alta demanda y se acaba justo después de que este salga a la venta. Se necesitan valor y esfuerzo para conseguir alguno.
Pero lo típicamente japonés es el bento casero que se prepara dentro de una fiambrera. La presentación de la comida tiene que ser kawaii desu si eres una jovial colegiala y es necesario que lleve múltiples decoraciones (que a mí personalmente me daría pena comer). Si está hecho con un montón de amor e ilusión mucho mejor.
Los adolescentes son, en muchas ocasiones, los que se preparan su propia comida (¡aplausos!). No me puedo imaginar a la mayoría de jóvenes españoles levantándose temprano para cocinarse su almuerzo xD (yo al menos no lo haría). Además, muchas chicas hasta quieren preparar un tupper para su fichaje y felices de la vida por hacerlo. ¿Pero a qué hora se levantan? ¿De dónde sacan las fuerzas? Esto sigue sin entrar dentro de mi cabeza. No puedo hacer nada más que alabarlos por ser tan trabajadores. 

 

Los uniformes

Difícilmente haya algo más representativo de la vida escolar que los famosos uniformes de marinero. Dentro de este estilo tan característico hay múltiples variantes. Cada instituto cuenta con su propio diseño (hasta hay chicos/as que eligen centro escolar según el uniforme, ojo al dato) y cada alumno le da más o menos su toque personal: dentro de su estilo se juega con la manera de abrocharse la camisa, de llevar o no jersey, de llevar la falda más corta o más larga…etc. Los uniformes van variando según la época del año (verano o invierno) y también cuentan con su propia ropa deportiva y hasta un bañador.
Es gracioso cuando los alumnos suelen quedar fuera de les escuela porque así pueden ver la ropa de calle de sus compañeros.

Sé que me he dejado bastantes tópicos en el tintero, así que si no hay nada nuevo queda al menos otra entrada pendiente (o las que convengan) sobre el tema.

Anuncios

4 comentarios sobre “Lo que he aprendido de Japón- Vida escolar (I)

  1. Todavía recuerdo cuando empecé a ver anime y todas estas cosas me resultaban tan desconcertantes XD
    Y ahora, vamos, si ves un anime y se salta alguno de estos estereotipos flipas. Mi preferido es el de los clubs, me encanta que todo el mundo tenga que apuntarse a algún club! Me hubiera gustado tanto apuntarme a alguno en mi época d estudiante….! ^^

    Por cierto, acabo de ver vuestras recomendaciones navideñas y me han encantado! De hecho coinciden bastante con las mías :3 Ains, lo que tengo que hacer es no ceder a la tentación de volver a ver Kimi ni todoke, me apetece muchísimo, pero tengo tantas cosas pendientes… >.< Un bsote!!

    Me gusta

  2. A mi también me hubiera gustado apuntarme en algún club, aunque aquí solo exista la figura de las actividades extraescolares y no es lo mismo T_T
    Mujer, ¿por qué no quieres caer en la tentación de volver a ver Kimi ni Todoke? Deja de lado lo que tienes pendiente y ponte a ello xD
    Besos

    Me gusta

  3. Me ha gustado muchísimo esta entrada, hablas de cosas interesantísimas. Siempre me ha fascinado la cultura oriental, y el anime es un mundo de lo más complejo. Gracias por culturizarme 😉
    ¡Besos!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s